lunes, 17 de noviembre de 2008

Los extintos cines de San Salvador IV: El Cinema y El Autocinema

En esta entrada continúo comentando sobre los cines extintos de la periferia de San Salvador, para pasar después a los del centro de San Salvador, en esta ocasión como en los tres post anteriores sobre la misma temática me centraré en dos desaparecidos cines, uno lo recuerdo de mi infancia: El Cinema, el otro sólo de historias de mi padre y madre en su juventud: El Autocinema, así es, aunque usted no lo crea San Salvador tuvo su autocinema así como los que salen en las películas y series de los años 50 que fue la época del Boom de estas salas de proyección al aire libre, cita obligatoria de toda jóven pareja.

El Cine Cinema estaba ubicado en la esquina sobre el Paseo General Escalón y la 89 avenida norte frente al Centro Comercial Balam Quitze justo al centro del siguiente mapa:


Ver mapa más grande

Era un cine de una sola sala, pero no era exageradamente grande, exhibían películas de estreno y habían matinés infantiles los fines de semana, cerró definitivamente sus puertas a principios de los años noventa, la última película que vi en ese cine fue una versión para cine de las antiguas series de televisión de Batman y Robin. También me recuerdo que íbamos los fines de semana con mi papá y mi hermana y después nos llevaba a comer sorbete del POPS de la Escalón. Después del cierre pasó un tiempo abandonado hasta que lo remodelaron y lo convirtieron en una sala de ventas de Muebles Molina, la cuál no se si todavía funciona o hay otro negocio en esa esquina.

El autocinema como les comenté al principio no lo conocí pero según las historias de mis padres estaba ubicado dónde hoy pasa la prolongación de la Alameda Juan Pablo II entre el inicio del Boulevard de Los Héroes y la 51 Avenida Norte por donde hoy está el Office Depot y Didea. Ya que en los 70 no existía esa prolongación de la Alameda Juan Pablo II.


Ver mapa más grande

Según parece el autocinema funcionó a principios de los años 70 y funcionó hasta mediados de esa época, lo que lo mató fue la inestabilidad política y social que imperaron en los años 70 en El Salvador: Fraudes Electorales, Golpes Militares, Estados de Sitio y Toques de Queda, y como un autocinema sólo puede funcionar de noche, ya nadie llegaba si el toque de queda empezaba a las 18:00 y se prolongaba hasta las 6:00 por poner un ejemplo. Fue así como también se fueron en esa época muchas franquicias norteamericanas como almacenes SEARS que estaban en Metrocentro y el Kentucky Fried Chicken (KFC) que estaba ubicado sobre el Boulevard de Los Héroes y la Calle Sisimiles dónde hoy está el Dragón, KFC volvió más de 20 años después de haber cerrado y SEARS volvió también sólo que con el nombre Dorian´s y operado por empresarios mexicanos. Una franquicia que si sobrevivió a la guerra fue la que estaba a la par del autocinema hamburguesas Hardee´s que luego cambió a Biggest para dejar de ser franquicia internacional y convertirse en marca salvadoreña ¿Se recuerda usted del Cinema o del Autocinema? ¿O de algún otro cine extinto de San Salvador? Coméntenos por favor para ampliar este Post con sus vivencias y recuerdos.

3 comentarios:

Mariolinocopinol dijo...

Ahora hay una farmacia en donde estaba el Cinema y yo tambien lo disfrute de niño!

Francisco Araniva dijo...

Gracias Mario por el comentario y efectivamente hoy por la tarde pase por esa zona y hay una farmacia que se llama algo así como ¨Value Farmacia¨ a la par de Muebles Molina. Esos cines tenían una magia especial en nuestra infancia.

Anónimo dijo...

Para abonar al recordado Autocinema, en uno de los extremos del autocinema, el que estaba opuesto a la pantalla, claro fuera de él, estaba el Pollo Campero. Cuando uno llegaba al auto servicio del Pollo, se podia ver la pelicula perfectamente pero no se escuchava. Por cierto ese mismo Pollo Campero es el que esté hoy en metrosur, lo cambiaron cuando se construyo metrosur. Para escuchar la pelicula se hacia de dos maneras segun el espacio donde el carro parqueaba dentro del Autocinema, en unos espacios habia unos pequeños parlantitos que se colgan de la ventana del carro por el lado del motorista. La otra firma era por la antena del carro, se engrapaba una especie de emisior con una señal bastante baja, luego uno sintonisaba la radio en una frecuencia especifica de A.M. pero quienes tenian la bateria del carro mal cargada, salían empujando el carro. Buenos recuerdos.