miércoles, 17 de diciembre de 2008

Los extintos supermercados de San Salvador III: El América y Beethoven

Así se llamaban esos supermercados: América, como nuestro continente y abrieron una sucursal cerca de las fuentes Beethoven-que ya he hablado de ellas en otro post- al que le pusieron: América Beethoven, pero que con el tiempo le fueron diciendo simplemente Beethoven a secas.

El América estaba ubicado sobre la Alameda Manuel Enrique Araujo en un complejo comercial que queda justo en la esquina donde comienza la Calle La Mascota, el América era un supermercado grande, surtido, donde se encontraban ciertos artículos que no habían en otros lugares y estos estaban ubicados estratégicamente en los mini-mostradores que están cerca de las cajas-que es por dónde todos tienen que pasar- y ahí habían chocolates importados, tabaco importado, chicles, dulces norteamericanos y también habían juegos de barajas, en lo particular me gustaba visitarlo con mis padres cuando era niño porque me podía ir con mi dulce o mi chocolate y si tenía suerte con mi baraja plastificada nueva para jugar burro o veitiuno.

La otra sucursal el Beethoven estaba ubicada en el centro comercial Beethoven cerca de la plaza con el mismo nombre, era un poco más pequeño que la casa matriz pero igualmente conservaba el mismo estilo y vendían los mismos productos. El mes de las promociones del América era Octubre-por la fecha del mal llamado descubrimiento de América- entonces para esos días de Octubre habían promociones como ¨La Chicharra Regalona¨en el que sonaba cada cierto tiempo un timbre y si coincidía justo con el tiempo que se estaba cancelando en la caja se ganaba un premio, recuerdo que mi papá se ganó un radio-reloj despertador con esa promoción, en otros años hubo la promoción de ¨Don Colón¨donde un tipo disfrazado de Cristóbal Colón que andaba por todos los pasillo del súper escogía al azar un cliente y le otorgaba un premio.

Estos supermercados sobrevivieron al conflicto armado y no cerraron sus puertas en los ochenta, pero todo cambio al finalizar el conflicto, empezaron otras cadenas a expandirse y otras que se habían ido como el Europa volvió y al parecer ellos eran los dueños del inmueble donde estaba ubicado el Beethoven y desapareció este supermercado para convertirse en Europa-Beethoven en la primera mitad de los años 90. El América siguió tratando de sobrevivir y es más ante el cierre del Beethoven abrió una nueva sucursal en Ciudad Merliot, pero no pudieron seguir a flote, un día de finales de los años 90 cerraron sin previo aviso su casa matriz y dejaron la mercadería dentro -incluyendo los cárnicos- así que se imaginarán lo que sucedió, al poco tiempo el olor era insoportable que inundaba toda la Alameda Manuel Enrique Araujo, por lo que tuvo que intervenir Salud para desechar todo lo que habían dejado y de esa manera pasó a ser uno más de los extintos supermercados de San Salvador ¿Recuerda usted el América y Beethoven? Comparta sus recuerdos. Nos vemos en una nueva entrada de los extintos supermercados de San Salvador.

4 comentarios:

Jaime dijo...

No había también un "América" en el centro? Tengo recuerdos de haber estado dentro alguna vez...

Francisco Araniva dijo...

Jaime: Me cuenta mi papá que en el centro comenzó el ¨América¨ pero como una carnicería en la zona del Palacio Nacional, después que fue creciendo le cambiaron el nombre a Supermercado, pero sí, en el centro hubo un América.

Anónimo dijo...

El supermercado America cerro por un fraude, efectivamente dejo todo tirado ya que el que lo manejaba en ese momento salio huyendo por multiples impagos que dejo , ahora la familia melara esta en guatemala y dona mucho al opus dei. como son las cosas , un ladron aunque de todo a Dios sigue siendo ladron.

Milton Melara al unico que le pago fue al carnicero pues este le advirtio que de no pagarle lo buscaria con el mismo instrumento que corta la carne.

Anónimo dijo...

De casualidad encontré tu post. Yo recuerdo perfectamente los supermercados América, es más, mucho tiempo de mi infancia lo pasé trabajando como carretonero, ayudando a los clientes con sus compras; y como bodeguero, ordenando la mercadería que entraba. Mi ventaja era que tenia "cuello" con su dueña; mi abuela Doña Connie Orellana. Quien lastimosamente falleció hace 2 años atrás, dejando un vacío muy importante en mi vida. Mi abuela " Doña Connie", era una mujer impresionante, una mujer que sola logro mucho en el ámbito empresarial. Además, era una persona con muchas historias, vivencias y anécdotas. Una mujer que siempre tenia una mano para tender al más necesitado. Yo en lo personal, extraño sus platicas, sus consejos y cariños. Ella era un mujer de poco afecto físico, pero conmigo era especial, hay quienes dicen que yo era su consentido; Una vez se lo preguntaron frente a mi, ella sin decir nada, lo admitió con su sonrisa.

Si, como mencionan en el comentario anterior, el supermercado fue cerrado por fraude. Mi abuela ya cansada del negocio, y sin intenciones que sus hijas siguieran con lo que ella había construido; decidió venderlo. Fue ahi cuando todo se vino abajo. Ya que quien lo compró ( Milton Melara), prefirió comprar casas, carros, viajes, etc. que pagarle a sus empleados y proveedores, incluyendo a mi abuela por la venta del supermercado. Esto le produjo a mi abuela una batalla legal, demandas, etc..hasta que se pudo probar que ya no era ella la responsable de los supermercados. Y si, por ahi escuchamos que él vive en guatemala.

Lo que más extraño de los supermercados América es a su dueña. Gracias por tu post, me trajo buenos recuerdos.

Saludos!